Viaje solidario a Marruecos

La Obra Social de la Fundación Albor, con sede en Jerez, Córdoba y Jaén, ha realizado un viaje solidario al sur de Marruecos, dentro del proyecto “My school, your school”, con el fin de mejorar las condiciones educativas y sanitarias de dos colegios en el desierto. La expedición contó con dos ambulancias totalmente acondicionadas para el uso odontológico y todo el equipamiento necesario, además de tres odontólogos, docentes de Fundación Albor, Rafael Bustamante López, Esther Ceballos Ureña y Francisco Córdoba Benítez, con el objetivo de mejorar la salud bucodental de los niños de esta región, y los hábitos del cuidado de los dientes. En total se trató a 150 niños marroquíes.


Teniendo como punto de partida en Marruecos la ciudad de Tánger, las ambulancias recorrieron un total de 2.800 km de carreteras marroquíes. La expedición realizó paradas en Bagaa y Mezguida, donde se dotó al centro escolar con todo el material necesario en el ámbito docente, deportivo, juguetes, pastas de dientes y cepillos, y se donó otro material como calzado para los niños y niñas de la zona, que tienen que hacer largas caminatas para ir al colegio. También se dispusieron pizarras que sustituyeron a las puertas que se estaban utilizando hasta ahora.

Además, la Obra Social Fundación Albor concertó una reunión con profesorado que provenía de un centro de estudios superiores de la población de Rissani, donde pretende, a partir de su proyecto “My School, Your School” crear lazos futuros tan sólidos como en las otras dos escuelas.
Dos días de viaje fueron los necesarios para poder llegar a estas poblaciones situadas en mitad del desierto, donde la vegetación escaseaba y el calor era el fiel compañero de todo el recorrido, llegando a alcanzar temperaturas de casi 50ºC.

La Obra Social de Fundación Albor tiene previsto continuar ayudando a estas poblaciones marroquíes, con acciones como la reforma del centro educativo de Bagaa, ya que: hay aulas que presentan el techo desprendido, no tienen una correcta ventilación para las altas temperaturas a las que están sometidos o, simplemente, no están adaptados visualmente a la edad del alumnado que en ellas reciben clase. También, la necesidad de material escolar de forma periódica para los alumnos allí presentes, así como calzado y ropa, que con el uso se desgastan y rompen. Y por último, el compromiso del seguimiento bucodental a los niños tratados en la primera visita de la Fundación a ambos municipios, y la recogida de datos de nuevos niños, además de continuar con el abastecimiento de pastas y cepillos de dientes.

Haz click en "Me Gusta" y no te pierdas ninguna novedad:

Deja un comentario